Cerveza artesana Xela: lo mejor del año

Cerveza artesana Xela: lo mejor del año

Es momento de listas, de hacer balances, de recordar qué se hizo bien y qué no tanto.Ha sido un año de emprendimiento –nuestro primer año-, de poner una pica en Flandes, de arriesgarse y tirar hacia delante, de invertir… y todo eso es apasionante.   Nos gustaron las degustaciones y las catas. Han sido unas cuantas y de todas ellas hemos aprendido, tanto de nuestros anfitriones –emprendedores, como nosotros, con los que compartimos la pasión por la gastronomía y lo artesano- como de nuestros sherrybeerlovers. Cada matiz, cada opinión, cada punto de vista nos enriquece. Y esta es la única forma de verlo, porque el producto, al final, es de –para- nuestros sherrybeerlovers. Que corra la cerveza.   Fue un año donde descubrimos que nuestra Xela casa bien en un bar, en un restaurante o en nuestra propia casa. Porque Xela también es maridaje. De entender que unos la prefieren tomar sola, como aperitivo, mientras otros han encontrado en ella la pareja perfecta para su plato preferido. Embutidos, carnes, pescados… Cada uno que la disfrute como más le guste.   Ha sido un tiempo de conocer, a través de nuestro producto, un poco más de nuestra tierra. De que si un día se nos ocurrió hacer una cerveza artesana con Sherry era porque el cuerpo nos lo pedía, porque la tradición tira y las costumbres también están para mantenerlas y darles una vuelta. O dos.   Fueron momentos de viajar, de relacionarnos, de hacer negocios aquí y allí. De dar a conocer nuestro sabor único en lugares que ni siquiera se lo hubieran planteado. Es el embrujo de una...
Los 5 mejores lugares para tomar una cerveza artesana Xela

Los 5 mejores lugares para tomar una cerveza artesana Xela

Cada cerveza artesana tiene su propia personalidad. Xela está hecha con ese puntito de Sherry auténtico que le da ese toque canalla, ese punto arrebatador que hace que te entregues y te fundas con el lugar donde la tomas. Porque el lugar es importante. ¡Vaya si lo es! Nuestro sabor es este y no otro porque el lugar donde nace Xela nos marca. Por eso, aquí te dejamos algunos de esos lugares que para nosotros son especiales y donde recomendamos encarecidamente saborear lentamente nuestra cerveza artesana Xela:   Bajo el casco de una antigua bodega. El alma de Xela es el Sherry y dónde mejor que paladearla que en ese lugar de origen que la hace diferente de cualquier otra cerveza artesana. Ahí, rodeados de viejas botas de vino, de albero, de velo en flor, de ese olor especial que solo las viejas bodegas centenarias tienen… No te puedes perder una experiencia de este tipo.   En un tabanco o tasca. Son tantos los lugares cool en los que nos imaginamos tomarnos una cerveza artesana de esas auténticas: Nueva York, Praga, Berlín, Viena… Pero no nos engañemos: dónde vas a poder tomar mejor tu cerveza que en una tasca centenaria, donde puedas decir “Ponme una Xela” y que te sorprendan con una tapita de lo que sea. La cerveza artesana Xela nace en Jerez porque el modo de vida aquí es muy peculiar, porque aún perviven este tipo de establecimientos.   En una vieja plaza emblemática. Las plazas son todo un homenaje al arte y el reflejo de la vida de una ciudad o pueblo. Conocer una ciudad es...
Oda al tapeo con cerveza Xela

Oda al tapeo con cerveza Xela

Xela nace en una tierra donde el tapeo es parte de su filosofía. ¿Por qué tapeamos?   Porque nos gusta la calle, el aire, el movimiento. Sí, sobre todo ahora que el otoño se va abriendo paso. Porque no entendemos el concepto de comer como el de estar en un lugar encorsetado, mirando al frente o solo a un lado y otro -¿llevamos o no llevamos el espíritu andaluz?-. Porque nos gusta la luz y, sobre todo, la variedad, el picoteo y el trago sencillo a cualquier hora… o a todas las horas.   Como buenos fans que somos de las tascas o de las tabernas, imaginamos empezar con un primer trago de cerveza artesana Xela acompañada de una ración de queso viejo, de embutidos de la sierra, de aliños o pescaíto. Es un buen punto de partida. Y así comenzamos arreglando el mundo entre amigos o compartiendo confidencias con nuestra pareja. Y, para que todo se nos haga más llevadero, continuamos con unas gambas de Sanlúcar. O unos mejillones al natural. Y es que Xela combina bien con quesos viejos, conservas o mariscos –¿aún no conoces nuestra recomendación de maridaje?-.   Pero queremos más, esto era solo el aperitivo. Xela ha dejado nuestro paladar limpio, con cierto regusto a vino, a auténtico Sherry, y preparado para el cambio. Es el turno para los guisos, carnes o pescados. Es hora de adentrarse por esos bares de callejuelas estrechas, saboreando también la auténtica esencia de ciudades y pueblos. Aquí siempre está nuestro lugar de referencia, esa ración inolvidable o ese tapa que marca la diferencia y que un día te...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies